Fortaleza de San Pedro y San Pablo

San Petersburgo es la capital de Rusia, considerada actualmente como la ciudad más importante del país.

Fortaleza-de-San-Pedro-y-San-Pablo-01

Este hecho se remonta a años atrás, cuando la construcción de la primera fortaleza de la ciudad, la fortaleza de San Pedro y San Pablo, se convirtió en el elemento arquitectónico de mayor relevancia, tanta, que el 26 de Mayo de 1703, el día que se inauguró la fortaleza, también es considerado el día de la inauguración de San Petersburgo.

Domenico Trezzini fue el arquitecto de la fortaleza, quien se basó en los planos de Pedro I para su construcción que se llevó a cabo durante los años que duró la guerra del Norte entre Rusia y Suecia (1700-1721).

Fortaleza-de-San-Pablo-y-San-Pedro-02

Los elementos utilizados en la primera construcción de dichos monumentos eran, principalmente, tierra y madera y sus baluartes tenían 150 cánones pero, en su reconstrucción los materiales primitivos fueron sustituidos por la piedra.

Con el paso de los años la fortaleza se convirtió en una prisión militar, siendo considerada una de las cárceles políticas más severas del Imperio Ruso en toda su historia.

Entre 1712 y 1733 alrededor de la fortaleza se construyó la catedral de San Pedro y San Pablo, realizada también por el mismo arquitecto en cuyos planos se basó la construcción de la fortaleza años atrás. Se la dotó de un campanario de 122’5 metros de altura, construido sobre la fachada oeste, que sirve como entrada principal. Esta catedral, además de ser la más alta de la ciudad gracias a su elevado campanario, también se convirtió en el templo principal de Rusia cuando San Petersburgo fue nombrada capital del país.

La catedral de San Pablo y San Pedro es, actualmente, el panteón de los Romanovs, la Familia Imperial rusa, donde yacen los cuerpos de 32 miembros de la familia. Los restos mortales de los últimos Romanovs fueron llevados a la capital rusa el 1998, misma década en la que comenzaron las excavaciones en la catedral, pudiendo rescatar así los restos mortales de 9 personas pero siguiendo desaparecidos los de María y Alexis. Ochenta años después de su fallecimiento tuvieron lugar las celebraciones fúnebres por la vida de los últimos Romanovs.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Entre Los Romanovs enterrados en la catedral de San Pedro y San Pablo se encuentran también los restos mortales de los últimos zares rusos que reinaron en el país entre los siglos XVIII y XX, desde Pedro I hasta Nicolás II.

La família de este último fue fusilada por los bolcheviques en la ciudad de Ekaterimburgo. En la matanza perecieron 11 personas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s